Teatro Comunitario

El arte, en todas sus maneras y la posibilidad, no solo de ser consumidor-disfrutador, del mismo, sino creador, y más aún creador de manera colectiva, es un derecho de cada uno de los integrantes de una comunidad, sin importar su edad, preparación, condición social.

A partir de acá nos paramos desde 2008 para pensar en el teatro comunitario, como un derecho, como un urgente derecho y compromiso con nosotros mismos, con el otro, con la comunidad toda. ¿Y que es aquello que puede ser contado a través del teatro por grupos de personas tan heterogéneos y numerosos? Pensar, indagar, investigar sobre nosotros, quienes somos, que historias tiene el barrio que nos convoca, es allí donde los vínculos intergeneracionales comienzan a tejerse, cada uno tiene algo para compartir para contar, los mayores son fuente de información muy valiosa para la construcción de la dramaturgia, que es llevada a escena. Todo esto es parte de la idea que algunos propusimos y los vecinos fueron tomando, haciéndolas suyas, nuestras, ahora todos y todas formamos parte de este gran entramado que excede la práctica artística teatral, aunque ésta nunca dejó de ser el centro, ahora hacemos escenografías, vestuarios, buscamos vecinos que puedan sumarse con sus saberes.

El grupo, la práctica genuina del teatro comunitario genera compromiso, y empodera al vecino, su voz es escuchada, las propuestas se ponen en la mesa.

Es acá donde hablamos de resistencia y transformación social, resistencia a sostener la idea de que nada podemos hacer, que el lugar del vecino es de espectador pasivo, que nada puede ser modificado, la resistencia se contagia en el grupo y la imaginación vuelve a ocupar el lugar de los sueños posibles. La transformación como un espiral comienza en cada vecino actor que se suma al grupo, que se enteró del grupo, que tiene curiosidad por “qué cosa estarán haciendo” y en muy poco tiempo ya son parte del grupo de teatro comunitario.

El teatro comunitario de vecinos y para vecinos es una poética teatral que recupera la cultura del trabajo y la cultura perdida del esfuerzo. Cada grupo involucra a un promedio de cuarenta a sesenta integrantes (aunque hay agrupaciones de más de ciento veinte) que, por necesidad, se reúnen para pensar la realidad y expresarla a creativamente.

El teatro comunitario es un proyecto teatral que se define a partir de la voluntad comunitaria de reunirse, organizarse y comunicarse, parte de la idea de que el arte es una práctica que genera transformación social y tiene como fundamento de su hacer, la convicción de que toda persona es esencialmente creativa y que sólo hay que crear el marco y dar la oportunidad para que este aspecto se desarrolle. Una de las facultades más mutiladas en el hombre es su capacidad creadora y el permitir desarrollarla es un auténtico cambio personal, que genera modificaciones en la comunidad a la cual éste pertenece.

Grupos de teatro comunitario podemos encontrar en diferentes puntos del país y Latinoamérica, más información pueden encontrar en la www.teatrocomunitario.com.ar